Nos gusta recordar que es tu cabeza la que va dentro del casco. No vale de nada llevar un casco que está roto o fisurado o que los materiales debidos al uso y tiempo se han degradado. En caso de accidente, el casco no respondería como debe hacerlo.

¿No sabes cuándo cambiar tu casco? No te preocupes, te vamos a dar unos pequeños tips que te van a ayudar a saber cuándo la vida útil de tu casco ha terminado.

Comprueba la cubierta exterior

Mira si tiene alguna grieta o fisura. Quizás nunca te hayas dado un golpe, pero a veces el casco se nos puede caer de las manos y quedar inservible. Es lógico que tenga rayaduras pero echa un vistazo a ver si son más profundas o recorren toda la superficie del casco.

La exposición prolongada al sol, con los años también puede degradar los componentes plásticos del casco. Si la superficie del casco está decolorada, te puede dar una pista de que debes cambiar el casco.

Chequea la cubierta interior

Para ello, quita las almohadillas para llegar a la carcasa y haz la misma comprobación que con la cubierta exterior.
Las almohadillas también tienen que conservar su consistencia. Si al presionar sobre ellas no vuelven a la forma original, deberías sustituirlas. Es normal que se degraden con el sudor.

Hebillas y correas

El sistema de ajuste debe funcionar correctamente. El sistema de cierre debe hacer “click” cuando lo cierres. Si no cierra bien, es probable que en caso de accidente el casco salga despedido con el impacto y no proteja tu cabeza correctamente.

Rueda giratoria en la parte posterior del casco

Su función es la de ajuste fino al tamaño de tu cabeza. La rueda tiene varios topes para quedar fijada. Si alguno de esos topes, salta o está pasado de rosca, el casco bailará en nuestra cabeza y no protegerá bien en caso de impacto.

¿Cuándo cambiar el casco sí o sí?

Te acabamos de ofrecer varias recomendaciones con las que podrás evaluar el estado de tu casco, pero deberás sustituirlo SIEMPRE en dos casos:

  • Que hayas tenido un accidente grave, aunque no veas que el casco esté roto. Puede estarlo internamente.
  • Cada 5 años. Se considera que tras ese tiempo, los materiales del casco se han degradado o usado lo suficiente como para que no proteja bajo las certificaciones que lo compraste.

Ya sabes, tu cabeza es la que va dentro del casco.
Si tras haber leído las recomendaciones, consideras que necesitas un casco nuevo, pásate por nuestro post sobre los 5 mejores cascos de para skate, los más seguros.