Reconozco que soy una adicta al café y siempre había querido comprarme un vaso termo para llevar mi café conmigo a cualquier sitio y, por unas cosas o por otras, nunca me lo acababa de comprar. Pues no sé cómo he podido vivir sin él hasta ahora.

Buscaba un vaso o una taza termo manejable, que no ocupara mucho sitio, y también que estéticamente me gustara, que aunque no fuera lo principal, si lo iba a llevar conmigo a varios sitios, no fuera un armatoste feote.

Pero sobre todo, las principales características que buscaba eran:

  • Que fuera totalmente hermético: Lo iba a llevar en una mochila
  • Desmontable y fácil de limpiar: Algo básico por comodidad

  • Que mantuviera el café caliente bastantes horas: Era para trabajar
  • Que la tapa tuviera un cierre de seguridad: No quería llegar con la mochila llena de café

  • Vaso de acero inoxidable: Para no mezclar distintos sabores

Buscando y comparando distintos modelos y al final me decanté por el vaso térmico Slosh. De precio asequible, estéticamente bonito, con muy buenas opiniones y con todas las características que yo buscaba.

VASO TÉRMICO TOTALMENTE HERMÉTICO

Para mí, este era el punto más importante en un vaso térmico de estas características, (junto a que mantuviera el calor, evidentemente) ya que lo iba a llevar en una mochila. Era imprescindible que fuera hermético.

Y lo es. Incluso a veces se me ha volcado la mochila y el vaso ha estado un buen rato en posición horizontal y no ha derramado ni una sola gota.

Hemos probado a darle la vuelta y ponerlo del revés durante un buen rato y así sí que gotea algo, pero, evidentemente, no vas a llevar el vaso del revés, ¿no? Si lo llevas en la posición correcta, incluso si se te tumba, no perderás nada de líquido.

MANTIENE EL CAFÉ CALIENTE MÁS DE 6 HORAS

Este es otro de los aspectos que más me gustan. En verano es menos importante, pero en invierno quería que el café se conservara caliente hasta que me lo terminara. Según el fabricante, mantiene el café caliente 6 horas, y yo he comprobado que es cierto.

Mantiene el líquido caliente durante muchísimas horas, incluso a veces me he terminado el café más de 6 horas después y todavía no estaba frío, conservando algo de calor. Incluso en los días más fríos. Muy contenta en este sentido.

A pesar de eso, el vaso por fuera no se calienta para nada, aunque le eches el café hirviendo lo puedes coger sin notar ningún tipo de cambio de temperatura.

VASO TERMO MUY MANEJABLE

Otro de los aspectos que más me han gustado de este vaso térmico es que es muy ergonómico y manejable. Tiene un tacto muy agradable, no parece que estés cogiendo un vaso de metal.

Tiene una capacidad de 380 ml, es del tamaño de una taza de desayuno de las grandes, pueden entrar unos 2-3 cafés de los que te ponen en el bar.

Pesa 380 gramos (vacío), con el café incluído no notarás demasiado el peso si lo vas a llevar en la mochila. Y mide 17 cm de alto con la tapa puesta, 8 cm de ancho en la parte superior y la base 6 cm. Entra perfectamente en el posavasos de cualquier coche.

UNA ESTÉTICA ATRACTIVA Y ELEGANTE

No era uno de los aspectos más importante para mí, pero sí que quería algo que fuera un poco elegante y discreto.

El vaso está disponible en negro, marrón, rosa fuerte, blanco, y un rosa anaranjado muy chulo. Yo me compré el negro y es bastante bonito, es un negro mate, no brillante, que me encanta.

Llevo bastante tiempo transportándolo en la mochila y se va chocando con otras cosas y no tiene ni un arañazo. Eso sí, si lo metes en el lavavajillas, probablemente salga con bastante desconchones, así que no te lo recomiendo.

VASO TÉRMICO DE ACERO INOXIDABLE

El interior del vaso es de acero inoxidable, algo fundamental tanto para que no retenga olores como para que los líquidos no se contaminen de algún desecho plástico.

La tapa y la boquilla por donde bebes sí que son de plástico, es el único pero que pongo, me hubiera gustado más que, sobre todo la parte por donde bebes, hubiera sido también de acero inoxidable.

TAPA CON CIERRE DE SEGURIDAD

La tapa tiene una pestaña con dos posiciones, una que cuando presionas se abre la tapa, y otra que es un cierre de seguridad para que no se abra.

Me ha parecido muy útil. sobre todo sí, como yo, lo vas a llevar en alguna mochila o bolso, de esta forma evitas que la tapa se abra con algún golpe y se derrame todo el café dentro de la mochila.

MUY FÁCIL DE LIMPIAR

Otro de los puntos que se agradecen enormemente y que era de los más importantes. La parte superior es bastante ancha y el estropajo entra perfectamente, si tienes una mano pequeña incluso lo puedes fregar con la mano. Si no, sí que tendrás que fregarlo con un cepillo.

La tapa se desmonta entera. Incluye la boquilla de plástico por donde bebes, una chapa metálica para filtrar el té y similares y la goma para que encaje todo. Todas estas piezas se desmontan y se limpian perfectamente, no tiene ningún recoveco donde se puedan quedar restos de bebida.

Las primeras veces lo desmonté con algo de miedo para no romper ni la chapa ni la boquilla de plástico, pero no hubo ningún problema.

La chapa de metálica va encajada con la goma en la parte de abajo de la boquilla. Las primeras veces cuesta un poco encajarla en la goma, pero cuando le pillas el truco se hace rápido y encaja perfectamente.

Esta chapa metálica sirve para filtrar bebidas como tés o similares. Si bebes café la puedes quitar perfectamente, aunque yo lo uso porque evita salpicaduras y también que el café salga a chorro. Me parece muy útil.

La boquilla encaja por medio de una pestaña, que tienes que presionar y empujar hacia abajo. Aunque las primeras veces te puede dar algo de reparo, hay que hacer algo de fuerza para que salga, pero no te preocupes que no se rompe.

Para volverla a encajar simplemente tienes que empujarla en dirección contraria hasta que oigas el click.

BASE DE GOMA ANTIDESLIZANTE

Este es un detalle secundario pero que me ha gustado mucho. La base del vaso es de silicona antideslizante, por lo que lo puedes apoyar en cualquier tipo de superficie y no se va a mover.

VASO TERMO PARA EL CAFÉ MUY RECOMENDADO CON GRAN RELACIÓN CALIDAD-PRECIO

En conclusión, estoy muy contenta con la compra y lo recomiendo 100%. Por unos 15 € tienes un vaso térmico de buena calidad, que mantiene el café caliente durante muchas horas, fácil de lavar y totalmente estanco, con detalles muy cuidados como la base de silicona, el tacto, el cierre de seguridad…

Además de que sea 100% estanco y que mantenga el café caliente varias horas, algo que se tiene que dar por hecho en este tipo de vasos térmicos, estos son nuestros pros y contras:

Lo que más nos gusta

  • Se desmontan todas las piezas y se limpian de forma sencilla

  • El tacto exterior, muy agradable

  • La base de silicona antideslizante

  • Gran capacidad y estética elegante

  • El cierre de seguridad

Lo que menos nos gusta

  • La boquilla de plástico

  • No se puede meter en el lavavajillas

Vaso termo

Dónde comprarlo