Cuando vi este libro en la estantería de una librería cualquiera, no pude resistirme a comprarlo. Imagina que alguien te dice que la felicidad es un té (o un café) contigo. Con ese título y esa portada tan alegre y colorida, ¿quién podría resistirse a comprarlo?

La felicidad es un té contigo es uno de esos libros que necesitamos leer de vez en cuando, un libro facilón, muy ameno, una comedia romántica que nos hace desconectar y descansar la mente.

Es el libro perfecto para leer entre dos libros más profundos y pesados, que no todo van a ser best-sellers que nos hagan recapacitar y reflexionar, un poco de alegría para la mente de vez en cuando siempre viene bien.

UNOS PERSONAJES CERCANOS Y RECONOCIBLES

Podríamos decir que los personajes son el hilo conductor de toda la obra y los culpables de que sea tan entrañable. Unos personajes normales y corrientes con sus problemas cotidianos con los que nos podemos identificar perfectamente, con sus miedos al desamor, al desempleo, a un matrimonio aburrido, al problema para concebir hijos…

El joven Atticus Craftsman, inglés de alta cuna, y Soleá, gitana del Albaicín de Granada como actores principales, muy bien acompañados por Berta, Maria, Gaby, Asunción y el inspector Manchego como personajes secundarios.

En un principio podríamos pensar que son los típicos personajes clichés del inglés rico y la gitana andaluza con sus respectivas familias, su (enorme) choque de culturas y su inevitable atracción.

Y, efectivamente, lo son. Pero la autora añade un toque de comedia surrealista exagerada en cada una de las escenas y un cariño tan extraordinario a cada uno de los los personajes, que hace que nos acabemos enamorando sin remedio de todos y cada uno de ellos.

UNA NOVELA ALEGRE Y OPTIMISTA

El libro está lleno de situaciones disparatadas, provocadas por los enredos y las intrigas de cinco amigas para evitar el cierre de la revista donde trabajan y quedarse así sin empleo.

Nos encontramos constantemente con escenas surrealistas que nos arrancan una sonrisa constante desde la primera hoja hasta la última página. Un enamorado bobalicón que te va conquistando el corazón poco a poco. Una familia gitana que lo acoge como si fuera uno más y lo acaban convirtiendo en uno de los suyos. Y una sorpresa final inesperada que la abuela Remedios, matriarca del clan, acabará confesando por amor a su nieta.

CONSTANTES REFERENCIAS LITERARIAS

Como dato curioso, me ha llamado mucho la atención las constantes referencias literarias en las que se basa toda la novela.

Desde un fantasma llamado Tolkien acompañado por un Hobbit chiquitín, hasta la importancia de Hemingway que conoceréis al final de la obra, pasando por los nombres de los personajes, o referencias constantes en los textos a grandes autores:

Una solución desesperada – dijo Berta.
O 20 poemas de amor – respondió Asunción.

TOTALMENTE RECOMENDADA PARA PASAR UN BUEN RATO

Una narración rápida y sencilla, un estilo facilón que nos hace avanzar rápidamente, constantes diálogos, capítulos cortos y sus historias ligeramente cómicas y surrealistas la convierten en una novela muy recomendable, que te sacará más de una sonrisa sin que te des cuenta.

La felicidad es un té contigo

Dónde comprarlo