Muy joven vi una película que me impactó mucho, Lawrence de Arabia.

Cuestiono bastante las novelas llevadas al cine, porque, normalmente, es posible utilizar páginas para definir el pensamiento o sentimientos íntimos de un personaje, pero no tanto trasladarlos a una imagen que sea capaz de transmitirlos.

Es muy difícil, pero en la película de Lawrence de Arabia hay fotogramas que resumen páginas. El gran trabajo del protagonista fue capaz de expresarlos.

Hace unos meses volví a ver la película y recordé el impacto que me causó en su momento. Me hizo buscar sus fuentes, si se basaba en un libro o era labor de guionistas en la adaptación de la novela al cine. No era fácil sin internet.

Conseguí el libro, lo leí y no me defraudó. Narra las andanzas del protagonista durante la Rebelión Árabe contra el Imperio Otomano durante la I Guerra Mundial. Aunque la película no sigue estrictamente la cronología de la novela, esto no resta importancia a los hechos descritos.

LA HISTORIA DE LAWRENCE DE ARABIA

LA HISTORIA DE LAWRENCE DE ARABIA

Lawrence era un intelectual, escritor y militar. Estudió en Oxford donde se interesó por la arqueología, lo que le llevo a Oriente Medio en expediciones organizadas por el Museo Británico.

Allí amplió sus conocimientos sobre la lengua, las costumbres y la cultura árabe, así como de la historia que definió las singulares relaciones que mantenían entre las distintas tribus.

Cuando comenzó la guerra siguieron las expediciones arqueológicas pero con un doble fin. El oficial recopila sobre el terreno informaciones estratégicas, ya que las potencias aliadas tenían en mente el reparto del imperio otomano.

Estas prácticas fueron habituales en todas las épocas y por todos los estados y es interesante la literatura existente sobre los escritores espías, de los que trataremos en otra ocasión.

Alistado en el ejército, Lawrence fue destinado a El Cairo. Allí, teniendo en cuenta su amplio conocimiento del mundo árabe, se le encomendaron labores de intermediación y, más tarde recibió el encargo de organizar la Revuelta Árabe para luchar contra los otomanos.

A esta misión se dedicó con total entrega y entusiasmo, como era habitual en él. Sabía que los aliados habían prometido a los árabes, por su ayuda en el conflicto, crear un estado panárabe independiente con capital en Damasco.

Nunca se lo creyó, demasiada generosidad, a pesar de lo cual luchó con la profunda convicción de que se podría conseguir. Era un idealista, con una compleja personalidad, pero coherente con las causas en las que creía.

OLVIDADO Y APARTADO

OLVIDADO Y APARTADO

Terminada la guerra, los políticos como siempre tomaron el mando y los combatientes que lucharon para conseguir la victoria se vieron olvidados.

Lawrence no fue una excepción, en la paz su figura y sus hechos resultaban molestos y había que apartarlos. Sin embargo, aunque su vida continúo en otros proyectos, su nombre siempre estará ligado a Arabia.

NUESTRA OPINIÓN SOBRE LOS SIETE PILARES DE LA SABIDURIA

NUESTRA OPINIÓN SOBRE LOS SIETE PILARES DE LA SABIDURIA

En resumidas cuentas, es un libro que merece mucho la pena que narra con unas descripciones muy interesantes todos los entresijos y negociaciones ocurridas para la creación de un supuesto estado panárabe independiente en tiempos de la I Guerra Mundial.

Como dato curioso, parece ser que Lawrence se introdujo en el mundo árabe a través del libro Arabia secreta escrito por Charles M. Doughty, aventurero inglés que recorrió las tierras árabes a finales del XIX, convivió con ellos y a su vuelta a Inglaterra escribió este libro que tuvo un gran éxito.

Los siete pilares de la sabiduría