A mi modo de ver, muchas veces las novelas ganadoras de distintos premios y concursos literarios no son las mejores, pero en este caso, Vicente Vallés con Operación Kazán me parece que ha dejado muy alto el nivel del Premio Primavera de Novela 2022.

Operación Kazán va de muchas cosas: es una novela histórica, es una novela de espías, es una novela de misterio y también de tramas y estratagemas políticas para conseguir el poder.

Todo empieza con el nacimiento de un niño en Nueva York en los años 20, el hijo de un espía ruso. A partir de ahí, los rusos empiezan a idear un plan con la idea de cambiar la historia del mundo, un plan latente durante todo el S. XX y que cien años más tarde les llevará a infiltrarse en lo más alto del poder americano y volver a convertir a Rusia en una potencia que controle el mundo.

Un siglo después, con las elecciones de EEUU en juego, y con la llegada de Serkin a la cúpula del poder ruso, se destapa toda la trama de este ambicioso proyecto ideado por Beria (la mano derecha de Stalin y jefe de los servicios de inteligencia soviéticos) y del que solo tendrán conocimiento un puñado de personas: la Operación Kazán.

Ya en la actualidad, y a través de un joven analista de inteligencia  ruso, Maxim, de una espía del CNI español, Teresa Fuentes y de Pablo Perkins, espía de la CIA, nos adentramos en una trama trepidante de huidas, persecuciones, muertes, espionaje, contraespionaje y agentes dobles que nos llevará hasta el desenlace de la Operación Kazán, que comenzó más de un siglo atrás.

NARRADA EN DIFERENTES CONTEXTOS HISTÓRICOS

La novela de Vicente Vallés nos hace un recorrido por toda la historia europea del S. XX y sus momentos claves, comenzando por la Revolución Rusa de comienzos de siglo, que trae como consecuencia el nacimiento de un niño que cambiará la historia.

Como no, la Operación Kazán nos adentra en la Segunda Guerra Mundial y el Desembarco de Normandía, donde se produce la fase clave de la operación. A partir de ahí entra en una fase durmiente durante los más de 40 años de Guerra Fría entre la URSS y EEUU, haciendo una parada en otro momento clave de la historia, la caída del Muro de Berlín en 1989.

La narración nos va llevando constantemente de un punto a otro de la historia, con saltos constantes desde el presente hasta los distintos momentos claves que marcarán el devenir de la ambiciosa operación de espionaje.

DOS PARTES MUY DIFERENCIADAS

Bajo mi punto de vista, el libro se divide en dos partes muy diferentes. La primera parte, mucho más extensa (aproximadamente los dos primeros tercios del libro), donde el autor nos hace un recorrido por la historia europea del S. XX y nos va desvelando la Operación Kazán a través de diversas pinceladas.

Esta parte es un poco densa, algo más lenta, por momentos parece más un libro de historia que una novela histórica. Pero hay un punto de inflexión cuando se nos desvela, por fin y a las claras, la ambiciosa finalidad del plan de Beria y Stalin (aunque probablemente ya te lo hayas imaginado antes).

PERSIGUIENDO ESPÍAS POR MEDIO MUNDO

A partir de aquí el ritmo de la novela cambia radicalmente. Dejamos de viajar al pasado y nos movemos constantemente persiguiendo espías por media Europa, Londres, España, Suiza, Finlandia, Rusia…

Esta parte tiene un ritmo vibrante, con nuestros tres jóvenes espías como claros protagonistas, que intentan evitar que la Operación Kazán consiga su finalidad.

ESPIONAJE A LO LARGO DEL S. XX

Una de las claves de la novela es el gran trabajo de documentación realizado por Vicente Vallés. Personajes reales como Beria y Stalin, artífices del plan original o Churchill, personaje clave en la Segunda Guerra Mundial y su sorprendente derrota en las elecciones posteriores, interactúan con personajes ficticios como Ivan Karlov (llámalo Vladímir Putin) que bien podrían ser reales, para llevar a cabo una operación de espionaje ficticia que bien podría ser real.

La novela transcurre durante aproximadamente 80 días en el presente, los 80 días anteriores a las elecciones de EEUU. Durante esos aproximadamente tres meses vamos dando saltos hacia el pasado, a diferentes puntos geográficos claves en la historia, para ir conociendo todo el desarrollo de la trama. Durante esos 80 días el autor nos relata los 100 años de la historia reciente europea.

Y todo ello con el hilo común de la red de espías rusos repartidos a lo largo y ancho de todo el mundo, desde las primeras décadas del S. XX hasta la actualidad, ya  instalados cómodamente en la Casa Blanca.

MI OPINIÓN SOBRE OPERACIÓN KAZÁN

El propio Vicente Vallés, en una entrevista concedida a Zenda, declara que “Operación Kazán es una especie de homenaje a Le Carré y a Forsyth”.

Eso te puede dar una idea del tipo de novela que tienes entre manos. Una mezcla de género negro, novela histórica, novela de espías… como hemos dicho al principio del artículo, Operacion Kazán va de muchas cosas.

No es una novela fácil de leer. Sobre todo en la primera parte corres el riesgo de perderte varias veces. Entre tanto salto en el tiempo y entre los diferentes países que visitamos, a veces no tienes claro ni dónde ni cuándo estás.

Pero la calidad literaria de la novela es indiscutible. Un argumento y una narración compleja pero extremadamente interesante que mejora indudablemente en la parte final, con un ritmo rápido e intenso. Parece que a Vicente Vallés le ha salido bastante bien el homenaje a John le Carré.

Operación Kazán

Dónde comprarlo