En 2024 se celebrarán los Juegos Olímpicos París 2024, justo 100 años después del mítico evento que se celebró en la ciudad parisina en 1924. Seguro que hay una conexión especial.

Si te apasionan las historias de amor ambientadas en épocas pasadas, París despertaba tarde, la última novela de Máximo Huerta te transporta a ese París de los años 20, sumergiéndonos en la ciudad de la luz de la mano de Alice Humbert, una joven modista que busca rehacer su vida tras un amor perdido.

UN VIAJE AL PARÍS DE 1924 Y UNA RELACIÓN SIMBIÓTICA CON ALICE

UN VIAJE AL PARÍS DE 1924 Y UNA RELACIÓN SIMBIÓTICA CON ALICE

Si París es una ciudad espectacular siempre, imagínatela llena de artistas, bohemios y deportistas. La ciudad se prepara para celebrar los Juegos Olímpicos de 1924, un símbolo de unión y esperanza tras la Primera Guerra Mundial.

En esta novela, París no es simplemente una ciudad, un escenario, es un personaje en sí mismo, que va evolucionando a la vez que nuestra protagonista, y que adquiere gran influencia en su estado de ánimo, en sus sentimientos, en sus decisiones.

París en 1924 se está recuperando de la Primera Guerra Mundial, preparándose para los Juegos Olímpicos en un ambiente de optimismo y renovación. De forma paralela transcurre la historia de Alice, que comienza a reconstruir y renovar su vida tras una ruptura amorosa.

París se convierte en un símbolo de libertad e independencia para Alice, encuentra la oportunidad de expresarse a través de su trabajo de modista. La evolución París y Alice transcurren paralelamente en sus cafés y sus lugares emblemáticos.

Pero tanto París como la vida de Alice tienen un lado oscuro, secretos que van aflorando a medida que avanza la novela y a los que nuestra protagonista deberá hacer frente para poder avanzar.

ALICE HUMBERT: UNA PROTAGONISTA RESILIENTE

ALICE HUMBERT: UNA PROTAGONISTA RESILIENTE

Alice es una mujer fuerte e independiente que lucha por abrirse camino en un mundo dominado por los hombres. A pesar de la ruptura con Erno Hessel, el amor de su vida, Alice no se rinde y busca la felicidad a través de su trabajo, sus amigas y nuevas experiencias.

El amor y la amistad ocupan un papel muy importante en la vida de Alice, especialmente su relación de amistad con Kiki de Montparnasse, una artista que le mostrará a Alice un mundo nuevo lleno de posibilidades.

A pesar de las malas experiencias, Alice decide tomar las riendas de su vida y buscar su felicidad. Encuentra en la moda su pasión, su forma de expresarse y de enseñar al mundo a la verdadera Alice. Se convierte en un camino de autodescubrimiento.

KIKI DE MONTPARNASSE: UN PERSONAJE FASCINANTE

KIKI DE MONTPARNASSE: UN PERSONAJE FASCINANTE

Kiki de Montparnasse es uno de los personajes más importantes del libro de Máximo Huerta. Más que una amiga, es una musa, una confidente y el mayor apoyo de Alice.

Kiki es irreverente, independiente, una mujer que rompe con las normas sociales de la época. Alice admira su espíritu libre y su gran vitalidad.

Pero la relación entre Kiki y Alice es de apoyo mutuo. Mientras Kiki anima a Alice a luchar por sus sueños, Alice aporta esa estabilidad y equilibrio que necesita la caótica vida de Kiki.

Este personaje está inspirado en la figura real de Kiki de Montparnasse, un artista parisina de la década de los 20 en París. La novela refleja ese espíritu rebelde y su personalidad arrolladora que la convirtió en musa de multitud de artistas de la época.

NUESTRA OPINIÓN SOBRE PARÍS DESPERTABA TARDE DE MÁXIMO HUERTA

NUESTRA OPINIÓN SOBRE PARÍS DESPERTABA TARDE DE MÁXIMO HUERTA

Somos unas enamoradas de París, y nos encanta leer todo lo que transcurre en esa maravillosa ciudad. En este libro de Máximo Huerta, París es más que una ciudad, nos enamora su ambiente, su optimismo, sus cafés.

Nos imaginamos paseando por Montmartre, el barrio bohemio más famoso del mundo, por Saint Germain des Prés y su ambiente intelectual, o por Le Marais, nuestro favorito, donde está el taller de Alice.

La novela nos ha cautivado, sus personajes son entrañables, Alice es increíble, Kiki es sorprendente, siempre intentando superarse, siempre intentando alcanzar sus sueños.

Temas como el amor, la pérdida, la superación y la búsqueda de la identidad, aparecen retratados en la novela con una delicadeza extraordinaria.

Por qué debes leerlo

  • Por Alice y Kiki. Dos personajes que te cautivarán desde la primera página.
  • Para sumergirte en las calles del París de 1924.
  • Porque es una historia de amor y ruptura, emotiva pero siempre optimista, con un afán de superación constante.

Te lo recomendamos si:

  • Te apasionan las historias de amor ambientadas en épocas pasadas.
  • Si te gustan las protagonistas fuertes y resilientes.
  • Si te gusta Máximo Huerta, este libro te enamorará.

París despertaba tarde

Dónde comprarlo