Cuando esta novela llegó a nuestras manos y leímos la sinopsis lo primero que pensamos es que tenía pinta de novela entrañable, a pesar de tratar sobre un tema tan duro como la ELA.

Y así es. Dura pero entrañable. VuELA. Esperanza de vida es una novela sobre la Esclerosis Lateral Amiotrófica, esa enfermedad que todos conocemos pero tan desconocida en realidad, una de esas enfermedades raras para las que apenas hay recursos, ni investigación, ni ayudas, ni nada.

Mae López nos quiere dar una visión positiva, de esperanza, de apoyo, no solo a los afectados por esta terrible e incurable enfermedad, si no a todos los que la rodean, familiares, cuidadores, amigos…

No es un libro que se recree en el sufrimiento de Fran (nuestro protagonista), sino en su esperanza, en su actitud frente a los problemas, a veces positiva, a veces negativa, a veces de desesperanza… Un libro para ponerse en su lugar y sentir y padecer todos los problemas con los que se encuentra.

NARRADA A TRAVÉS DE CUATRO PERSONAJES PROTAGONISTAS

La novela está narrada en primera persona a través de cuatro voces diferentes, aportando cada uno su propia perspectiva.

FRAN

Fran es el gran protagonista. Con apenas 40 años Fran es diagnosticado de ELA. Su mundo cambia en un segundo cuando le diagnostican esta enfermedad degenerativa y mortal. No comprende por qué él, qué ha hecho, qué podría haber hecho distinto para evitarlo… Su cabeza es un hervidero de preguntas sin respuesta.

Pero Fran nunca se deja dominar por el miedo ni por el desánimo, a pesar de vivir una montaña rusa de emociones, con momentos mejores y peores, con días buenos y malos, planteándose problemas que nunca antes se había planteado (es incómodo cuando te pica algo y no te puedes rascar), con la constante esperanza de que, de un momento a otro, aparezca un tratamiento que le salve la vida.

Pero Fran nunca pierde su sentido del humor, sigue bajando a su bar a echar una mano, charlando con sus clientes y amigos, y, como él mismo reconoce: aliviado, siento que voy aceptando mi enfermedad sin que sea protagonista absoluta, sin desesperar, agradeciendo los pequeños momentos.

HUGO

Hugo es el hijo de Fran. Un adolescente con una relación difícil con su padre, no sabe cómo comunicarse con él, cómo aceptar su enfermedad, ha leído en internet que es grave, pero no sabe cómo gestionarla.

La relación con su hijo es uno de los problemas que más preocupan a Fran, con la falta de comunicación como principal obstáculo. Hugo también debe aprender a vivir con el miedo y la incertidumbre de la enfermedad de su padre.

Pienso que la autora podría haber profundizado un poco más en esta relación padre-hijo, en esta voz en primera persona de Hugo, probablemente es al personaje que menos protagonismo da y creo que se queda un poco en un segundo plano.

MEGHAN

Amiga de Fran. Meghan es una cliente del bar y una de las primeras personas a las que Fran cuenta su diagnóstico. Para mí, uno de los personajes más importantes del libro.

Proyecto de periodista, Meghan escribe un artículo sobre la historia de Fran para un periódico local, que consigue gran repercusión. A partir de ahí lanza una campaña en redes sociales, VuELA, para dar a conocer la enfermedad, aumentar su visibilidad y conseguir que la gente la conozca.

Esto ayuda mucho a que Fran no pierda la esperanza, sigue conservando su humor, su rutina, sigue bajando al bar, donde acude mucha gente a darle ánimos. La importancia de la visibilidad.

AURA

Aura es otra clienta del bar del Fran, que, por una de esas casualidades, se convierte en su doctora cuando le diagnostican su enfermedad.

Igual que Meghan representa la visibilidad, Aura representa la esperanza. Es especialista en enfermedades raras, y se implica personalmente en la historia de Fran, buscando incansablemente tratamientos experimentales y medicamentos que puedan aliviar sus síntomas.

Aura le ayuda en su relación con su hijo Hugo, a mantener la esperanza cuando a Fran se le acaban las fuerzas y el humor… Una bonita historia en la línea optimista de todo el libro, que aporta su granito de arena a esas ganas de luchar de Fran.

LA IMPORTANCIA DE MANU E ISABEL

Manu e Isabel son dos personajes secundarios pero que adquieren gran importancia a lo largo de la obra, convirtiéndose en un sustento imprescindible para Fran.

Manu, diagnosticado de ELA, en fase avanzada, no se puede mover ni comunicarse. Isabel, su mujer y cuidadora, ha perdido totalmente su individualidad y su vida para dedicarse en cuerpo y alma a cuidar a Manu.

Una pareja tan entrañable que se convierten en una referencia a seguir para Fran, pero a la vez representan el miedo a su futuro, la evolución de su enfermedad. Manu es un espejo para Fran, en el que ve su futuro, pero es un futuro optimista, rodeado constantemente de gente que le quiere y le ayuda a llevar una vida más cómoda.

UNA NOVELA QUE ALZA LA VOZ CONTRA LA FALTA DE AYUDAS Y RECURSOS

A través de Manu e Isabel conocemos la figura del cuidador, los grandes problemas a los que se enfrentan, el renunciar a tu vida por cuidar a otra persona, con todos los sacrificios que esto supone.

Y a su vez nos encontramos con ese problema de la falta de ayudas, de la falta de presupuesto para investigación al ser considerada una enfermedad rara. No hay ayudas y las que hay llegan tarde y mal.

A través de esta pareja conocemos también a Samuel, terapeuta ocupacional, que ayuda a cuidar de Manu y que se convierte también en el cuidador de Fran.

A través de él, Fran se enfrenta a su inevitable futuro y a las opciones que tiene. Una de las conversaciones más duras de la novela es precisamente entre Fran y Samuel, donde hablan de las opciones que tiene Fran para acabar su vida, donde aparece el tema de la eutanasia como una opción, una conversación que te deja bastante tocado.

NUESTRA OPINIÓN SOBRE VUELA. ESPERANZA DE VIDA

VuELA. Esperanza de vida es un libro que debes leer. Sí o sí. Merece la pena conocer a Fran, sufrir con él, tener esperanza con él y sorprenderte con sus problemas cotidianos que tú nunca te llegarás ni a plantear.

Es una de las novelas que más nos han impactado últimamente. Escrita con optimismo pero sin perder nunca la referencia de que estamos hablando de una enfermedad mortal, es una visión positiva de esperanza y fuerza.

Todo ello contado a través de personajes entrañables que entran directos a nuestro corazón y se meten en nuestra cabeza sin permiso.

Hay muchísimas frases para enmarcar, frases de ánimo, de esperanza, de inclinar la balanza hacia los días buenos y no hacia los malos, de las ganas de compartir, de hablar, de vivir.

Pero también alza la voz contra el olvido de este tipo de enfermedades, conocemos la falta de ayudas, de empatía, tanto para el enfermo como para sus familiares, si su estudio no da beneficios, nos olvidamos de ella.

Fran se encuentra de golpe con una realidad como esta: Y por eso, dicen, no hay tantos enfermos de ELA, porque mueren pronto. Una enfermedad considerada minoritaria, que no lo es tanto porque van falleciendo. Maldita interpretación de los números.

Esperamos que te guste y que te impacte tanto como a nosotras.

VuELA. Esperanza de vida