Si hay un wearable famoso en el mundo ese es la Xiaomi Mi Smart Band. Revolucionó el mercado desde la primera versión. Ya estamos lejos de aquello, y nos hemos acostumbrado a poder medir los pasos, el pulso y las horas de sueño entre muchos más parámetros. Así que vamos a probar la nueva Xiaomi Mi Smart Band 6 a fondo.

Lo que más nos gusta Lo que menos nos gusta
  • Pantalla de buen tamaño y buena resolución
  • Buena relación calidad-precio
  • La interfaz es sencilla e intuitiva
  • La batería tiene buena durabilidad, incluso en las situaciones más exigentes
  • La pantalla es muy frágil
  • La garantía no cubre todo lo que debiera
  • Apenas hay mejoras respecto a la versión 5

Ahora sí que nos metemos con todas las características.

ESTÉTICA: NADA NUEVO CON RESPECTO A LA VERSIÓN ANTERIOR

Exteriormente es muy parecida a la anterior versión Xiaomi Mi Smart Band 5, con una correa de aspecto suave y agradable y el enganche de botón de las versiones anteriores. Tiene tantos adeptos como detractores. A nosotros personalmente no nos gusta porque se suelta con facilidad, si bien es cierto que sucede con mayor probabilidad cuanto menos apretada este la correa a la muñeca.

En cuanto a colores, hay para elegir entre Negro, azul, naranja, amarillo, verde y marfil.

CARGA: BATERÍA DURADERA

El Xiaomi Mi Smart band 6 se carga por usb al pc o a la red. No es necesario quitar la pastilla para conectar el cargador, lo cual tiene dos ventajas: la primera, la comodidad y la segunda que no se da de sí la correa de goma, tal y como ocurría en versiones anteriores.

La batería dura entre 5 y 20 días, en función de las notificaciones y mediciones que tengamos activadas y tarda alrededor de un par de horas en cargarse completamente.

LA PANTALLA: AMOLED DE 1,56″

Aquí llega la primera novedad importante. Trae incorporada una pantalla AMOLED de 1,56 pulgadas con una resolución de 152×486 pixeles recubierta de un cristal templado y sistema antihuellas que mejora notablemente la calidad de la imagen de la versión Mi Smart Band 5. Además no hace recorte de pantalla, es decir, no hay marco. Todo el tamaño de pantalla es aprovechable, lo que permite que los textos de notificaciones sean más grandes y el diseño de los gráficos más apetecible.

Sin embargo, sigue sin incorporar sistema de brillo automático, que mejoraría notablemente la visibilidad en condiciones exteriores de alta luminosidad, aunque es cierto que se puede cambiar de manera manual.

Desgraciadamente pudimos comprobar lo frágil que es la pantalla. Al tratar de ponerme la pulsera en la muñeca se me cayó al suelo y el resultado se puede ver en la foto. Así que no nos queda otra que recomendar un buen protector de pantalla de cristal templado.

¿Quieres saber que pasó cuando fui a la tienda Xiaomi para que lo repararan, ya que es un producto que está en garantía? Sigue leyendo, al final del artículo, en el apartado garantía te comentamos los detalles.

RESISTENTE AL AGUA

Antes de la fatal caída, pude comprobar que se puede nadar con ella en la piscina sin problema alguno.

En la página web de Xiaomi, respecto a la resistencia al agua, explican los tests certificados realizados en China para obtener la acreditación de resistente a 50m.

Después del golpe, ya no me atrevo a probarlo.

MULTITUD DE FUNCIONALIDADES

En general son sencillas e intuitivas de encontrar. Deslizando con el dedo de arriba abajo se encuentran las funciones y para entrar en ella se desliza el dedo a la derecha.

Todo se personaliza a través de la app MiFit que se puede descargar bien para Android como para Apple desde sus respectivas plataformas.

Una vez descargada la app, se puede elegir entre varias personalizaciones de la pantalla principal, para la hora, tiempo, pasos, ritmo cardiaco, nivel de stress, etc…

¿QUÉ DATOS PODEMOS OBTENER DE LA PULSERA?

La cantidad de funciones son muchas y muy variadas. A continuación, vamos a describir las más importantes.

Pasos: clásico podómetro.

Ritmo cardiaco: podemos configurarlo para que se haga de forma continua pero incrementa notablemente el consumo de batería.

Nivel de stress: Hace un cálculo a través de las mediciones de los ritmos cardiacos. Tarda unos minutos en actualizarse y no se puede mover la muñeca mientras accionamos su uso para que la medición sea más real.

Saturación de oxígeno: Es otra de las funcionalidades a demanda que incorpora la pulsera. En los momentos de medición no se puede mover la muñeca. He realizado el test con un oxímetro a la vez que con la pulsera y los datos varían en uno o dos puntos porcentuales por debajo de lo que ofrece el oxímetro de farmacia.

Sueño: Los datos de calidad de sueño son otro clásico de los wearables. Se analizan, entre otros, a partir de los datos de la saturación de oxígeno, por tanto, no parecen los más fiables.

Ejercicios de respiración: Nos ha llamado la atención este pequeño ejercicio guiado de inhalación y exhalación que se puede realizar en cualquier momento y que supone un pequeño break en la actividad diaria.

PAI: Es una métrica propia de Xiaomi que ya existe en otras versiones. Consiste en un cálculo de la actividad en función de los niveles anteriormente descritos y una invitación a la actividad diaria. Cuanto más deporte hagamos, más puntos PAI conseguiremos y con ellos se pretende alcanzar un standard de 100 puntos PAI a la semana.

Medición del ciclo menstrual: En este caso, hace un aproximado en función de los datos de inicio que introduzcamos, que puede acertar… o no.

DEPORTES QUE MIDE

Una gran variedad. En la app se puede personalizar el orden en que queramos que aparezcan para que sea más fácil acceder a aquellos que realicemos con mayor variedad.

Ahí va la lista: bolos, cinta de correr, baloncesto, boxeo, running al aire libre, ciclismo, , senderismo, piscina, máquina de remo, elíptica, ciclismo interior, saltar a la comba, baile, estilo libre, gimnasio interior, gimnasia, entrenamiento por intervalos de alta intensidad, entrenamiento para el tronco, bádminton, máquina de step, pilates, yoga, voleibol, tenis de mesa, estiramientos, críquet, patinaje sobre hielo, kickboxing, street dance y zumba

LA GARANTÍA: UN ASPECTO IMPORTANTE

Siempre que recomendamos productos nos gusta cerciorarnos de cuánto dura la garantía y que cubre.

En general, la duración de cualquier producto de la marca Xiaomi es de 2 años. En ella, se incluye fallos de software y de hardware.

El problema que yo tuve fue una caída accidental al ponerme la pulsera. Es decir, que el wearable se cayó como mucho, de una altura de un metro.

Esto está totalmente fuera de la garantía y la solución que me dieron fue comprarme otra wearable porque el coste de la reparación es mayor que el de la compra. Para mí esto es inaceptable, aunque solo sea por el medio ambiente y el no consumo de componentes, que por cierto, escasean a nivel mundial.

Creo que la marca debería reevaluar los tests que les hacen a sus productos porque no se trata de un golpe con violencia, ni de algo que no pueda suceder todos los días. Supongo que no es la primera vez que este incidente le sucede a alguien, así que lo suyo sería aconsejar una pantalla protectora o incluso que el producto venga con una incluida en el precio.

Xiaomi MI Smart Band 6

Dónde comprarlo